jueves, 24 de mayo de 2018

de puntillas

Veintitrés de mayo, siete años de tu muerte, Xavi. 

Ayer era un día para andar de puntillas, sin hacer (ni recibir) ruido. Intentando suavizar el sinsentido. Alejando el recuerdo desgarrador del pánico. 

Porque recordar lo chungo es como tirar sal a las heridas, sufrir gratis es conveniente evitarlo. Aunque sea con ese fondo de tristeza latente dispuesta a asomar al menor despiste.

Y pasó, todo pasa, se acabó la jornada y la superé, una vez más. Voy aprendiendo a tamizar tu ausencia física, rellenando los huecos con pizcas de cosas chulas, o sencillas... o lo que se tercie. 

A veces sigue pareciendo mentira sobrevivir-te, seguir aquí sin salir volando tras de ti. Tocando tierra, pisando fuerte, sintiendo las emociones, sonriendo a la vida. Es bien.

La idea es "darle la vuelta a la tortilla" para que el tiempo y las vivencias compartidas contigo recuperen su sitio. En ello estoy, progreso adecuadamente? Pese a todo a veces dudo si mi corazón está haciendo callo (como decía mi padre) o si realmente he superado el dolor intenso de tu duelo. 

Sea como fuere agradezco los abrazos, el respeto a mis silencios, el cortado tramposo, el champú, la comida "extra", la birra, los mensajes y todo lo recibido para amortiguar y acompañar la jornada jodida. Es obvio que te añoro y se te echa de menos todo el año, pero el calendario marca la pesadilla.

Gorka llegó, vió tu foto y me dijo: Bisa, éste está morido, pero está bien... y con quien está? Con la bici! 

Algunas personas seguís sin saber qué decir, a ver si vamos gestionando la comunicación porque una simple sonrisa nunca sobra (benditos emojis). Lo solemos llamar empatía, por ponerle un nombre. Por mi parte sigo reivindicando el derecho a estar triste, el darnos permiso para ello.

En fin, Xavi, que se trata de seguir adelante solapando los momentos agridulces, remendando las fisuras. La última conversación que tuvimos era para celebrar el cumple de los tetes, te acuerdas?. Pues eso, que el lunes y el miércoles haremos pasteles con chocolate deshecho y después frío para que tus hermanos soplen las velas y les demos los típicos regalos chorras. 


Te quiero hasta el infinito ∞💙Xavi



jueves, 17 de mayo de 2018

las cosas pares


Últimamente estoy muy musical, hace 15 días os contaba de Rozalén. Hoy he vuelto a mi juventud con Mecano, sonaba en mi cabeza la canción "las cosas pares" mientras reagrupaba calcetines para tenderlos por parejas.

Como veis nada delicado ni espiritual, lo que viene siendo tender la colada. 

Después mientras paseaba con la Poma la cancioncita volvió a sonar en mi mente, la busqué (bendita tecnología) y ahí me tenéis, escuchándola en el móvil mientras caminaba, canturreando por lo bajini.

La letra viene siendo como de detalles de relación de a dos (los expertos la definen como naif). Es bien, sobretodo en este momento de vida en el que tengo un amor. Os preguntareis para qué os cuento esto... pues está muy claro: os habéis planteado lo difícil que puede ser abrirse a sentir tras tantos remiendos en la víscera principal??

Pozí, es fácil romperse y alejarse para evitar padecimiento extra, claro que en esa tesitura también podemos quedarnos a dos velas, compuestas y sin novio. Lo que por otro lado tampoco sería tan terrible, porque ya sabemos vivir solas, verdad?

Ayer Curro Cañete escribía: "para encontrar el verdader amor, lo mejor es que primero aprendas a ser feliz solo". Casualmente yo reflexionaba sobre ello mientras conducía (antes de leerlo). 

Sisi, la teoría de que para ser dichoso con alguien primero tienes que estar bien tu. Ciertamente cierto, a la par que una se plantea si, en estando happy, vale la pena arriesgarnos a que alguno/a nos lo joda.

Ainx, y pensar que yo siempre prefería los impares!! Pues nada, a seguir intentando funcionar en modo dual (tranquilos que va para largo). Sin prisa pero sin pausa.
Seguimos tarareando por la vida... pensando en mi, pensando en ti... 







miércoles, 2 de mayo de 2018

brillo



Estoy escuchando a Rozalén, hace tiempo descubrí la canción "Ahora" que apareció en el momento oportuno, dejando atrás la que era casi un himno para mi (Contigo, de Sabina). 

La que escucho es "Las hadas existen" (quizá si te fijaras en todas las miradas... ) me viene al pelo porque hoy el tema va del brillo en los ojos... Pues bien, vamos a lo de los brillos. 

Ayer, mientras conducía para hacer algo importante, me vino a la mente (vaya usté a saber desde dónde) el tema de las chispas en algunas miradas. Sí, claro, cuando lloramos los ojos brillan pero me refería yo a otro tipo de centelleo. 

Os habéis fijado en lo que puede cambiarnos esa miajita de luz?. Un rostro apagado, gris, aburrido... de pronto puede volverse luminoso si se consigue algún destello. El problema viene cuando olvidamos que se puede brillar desde dentro... (es entonces cuando me acerco al mar, porque en él también hay chisporroteo). 

Yo soy la primera que me encandilo cuando provoco (o me provocan) ese efecto en algunas personas, entonces me confundo y busco ese chispazo en su reflejo. Como si fuera la única forma de conseguir claridad. 

Qué pasa pues cuando estamos solos? O si resulta imposible mirarse en alguien simplemente porque está lejos y/o inalcanzable? Nos apagamos? 


Ese ha sido mi miedo. Ahora entiendo que tal vez me quede algo de chispa propia, agazapada para que nadie la apague del todo, protegida en el fondo para preservarla de la fragilidad. Y es en este momento cuando decido rescatarla y rescatarme. Porque la magia es inmortal y nada ni nadie puede dejarme a oscuras. Aunque a veces sea necesario bajar la intensidad, dejar una iluminación suave hasta recobrar las fuerzas para ver el sol. 

Os contaba el otro día que habían fallecido varias personas muy queridas en poco tiempo. Pues hay que añadir uno más: mi tío y padrino, el hermano de mi padre. Un hombre con un magnetismo especial, al que podías estar horas escuchando hablar sobre sus vivencias. Otro regalo de vida formar parte del mismo clan. Gracias grandullón, salúdame a los de arriba, porfi. 



Hoy empieza mayo, mes agridulce... 



sábado, 21 de abril de 2018

PAS

En la presentación del libro "la dona que no sabia plorar", el autor (Gaspar Hernandez) mencionó el tema de las personas altamente sensibles. Busqué el audio del programa "L'ofici de viure" que hablaba sobre ello. Lo volví a escuchar, lo compartí y realicé el test... el resultado es que soy persona altamente sensible!. 
(Os sorprende?)

Osea, que cuando os preocupáis porque me veis con altibajos, tranquilos, forma parte de estar viva, de esta forma tan mía de vivir viviendo. Entonces, como ya os he contado mil veces, las alegrías son grandes y las tristezas... también.

Con los años y las vivencias me muestro menos explosiva, más calmada, menos impulsiva, más reflexiva, menos agitada, más serena. Pero sigo una miaja apasionada por las cosas y personas que me apasionáis.

Los duelos me van apagando y al tiempo me hacen valorar y sentir aún más. En poco más de nueve meses os habéis marchado de este mundo tres personas muy importantes para mi. Ahora toca reconvertir la añoranza y sumar los buenos recuerdos llevándoos en el corazón.

Volviendo al tema de la sensibilidad, conozco gente que la tiene tan bloqueada que es casi imposible acceder. Las emociones anestesiadas pueden ser muy dañinas para el cuerpo y el alma, ni que decir tiene que incluso para el entorno. Cualquiera que intente asomarse al interior de alguien cerrado se arriesga a recibir un zasca

Y viceversa, osea que para ellos/vosotros puede resultar un auténtico martirio que les/os toquemos sus/vuestros cerrojos.

Con lo cual, a día de hoy, decido que cada cual asuma su forma de sentir, pensar, relacionarse, amar o quedarse en el intento. Porque al fin y al cabo ¿quién soy yo para pretender que nadie sea más feliz de lo que quiere ser?.

Pues eso mismo, cada mochuelo a su olivo... y lo vamos viendo.

Es bien (estaré aquí mismo) 








sábado, 14 de abril de 2018

contrastes

Llevo ya muchas muertes y muchos muertos acumulados, así es la vida, que tras el fin nos da como premura de principio, una especie de urgencia de estar aquí y ahora. Aunque sea para llorar la pena, e incluso para ello.

Soy una afortunada, os lo digo a menudo. Tengo la suerte de atreverme a sentir intensamente, las luces y las sombras, con toda la alegría y la tristeza que conlleva. Contar en mi saldo con seres especiales, pese a que sean temporales, es un regalo. 

Mismamente prefiero llevarles en el corazón que habérmelos perdido por miedo a perderles.  

A veces esas fisuras antiguas del núcleo se resquebrajan ante una nueva pérdida, se remueven las entrañas, se parte el alma... hasta que si das un pasito atrás (o a un lado) para ampliar la visión ves que las cosas intangibles son intocables, es decir que nadie nunca te las podrá robar. 

Por otro lado, ante situaciones pelín surrealistas, os agradezco a todas las personas implicadas estar cerca para compartir y acompañarnos mutuamente.  Todo y todos nos vamos ubicando en nuestro sitio, con respeto y cariño, para unir fuerzas repartiendo ternura. Es bien.

El problema viene cuando hay que hacer encaje de bolillos para seguir adelante con el resto de personal, ajeno pero cercano. Cuando una, a pesar de ser como Obelix (gracias mi duende por el piropo), busca refugio para recobrar el equilibrio emocional.


En las relaciones se vale observar y auto-indagarse, preguntar: para qué estoy haciendo esto? y/o por qué digo esto otro si quiero decir aquello que callo?. 

Ser coherente sería lo acertado. Los miedos y las carencias sacan a la luz lo más chungo, podemos revolcarnos en el fango o aprovechar para hacer limpieza.


Esta última semana ha sido potente, muchos contrastes y vivencias, intentando recomenzar entre situaciones kafkianas... reacciones viscerales provocadas por falsas expectativas y mala comunicación (qué contaminados estamos, jopeta). Viene sucediendo cuando se descompaginan las emociones. 


Nos desoxidamos y nos movemos una miaja? Hacia la verdad, a ser posible. 





jueves, 22 de marzo de 2018

Reconocimiento

Es curioso comprobar como algunas personas olvidan tener en cuenta y en consideración a otras. Me explico, ayer la etapa de La Volta acababa en Valls, delante del "pavelló Xavier Tondo i Volpini". Hablaban de él por megafonia, su amigo y compañero de equipo, el gran Bala, le dedicó el triunfo... emocionante!.

Y todo ello, nosotros, su familia directa, lo vimos desde la lejanía e incluso tuve que encararme con un policía para acercarme a agradecer y felicitar a Valverde. 
Apenas pudimos hacernos un selfie con él mi hija y yo.

Mi hijo debía estar dando patadas a las nubes. Hola? A mi que haya gente ajena en la zona vip me la trae al pairo. Pero que nadie, ni organización ni Ajuntament (ni equipo) tenga una deferencia ante los representantes de Xavi en un momento así me parece indigno, tirando a cutre. 

Se ve que el respeto anda escaso. Nos colamos en la sala de prensa a saludar a los amigos, bien. Nos saludó de pasada Arrieta y ya!. A esperar para asaltar al vencedor y robarle media sonrisa.

Emoción y decepción. Sabéis que paso de salir en los papeles, ni afán de protagonismo, ni chupar cámara. Me vais a perdonar pero hay unos límites mínimos que deberían ser de obligado cumplimiento. Por cortesía, por educación, delicadeza... o por el motivo que os parezca más adecuado. Simplemente por aprecio y reconocimiento a la memoria de Xavier Tondo Volpini y los valores que él sigue representando. (Gracias Alfonso por "hablar" con quien tocaba).

Estoy viendo Twitter, FB y prensa deportiva. Todos te recuerdan, han pasado casi siete años y tu legado sigue vigente, afortunadamente porque te lo ganaste a pulso a pesar de las incongruencias de unos cuantos. 
Va por ti, Xavi 💙🚴

(Por ello he inundado mis propias redes con la noticia) 







lunes, 12 de marzo de 2018

ayer

Ayer fue un día de plomo, sin aplomo. Saliendo lentamente de la dichosa gripe, conectando con las familias del fatídico 11M, desde el corazón, añadiendo estupefacción a la triste noticia de Gabriel. 

Hoy siento mareo, visceral, desde las entrañas. Estos días de fiebre he pensado mucho en ti, Ramon, en tu larga enfermedad, en vuestra paciencia y fortaleza hasta el último aliento. 

También habéis pasado por mi mente los padres, madres e hijos de nuestro Team Pedernal, y todas las personas fuertes y luchadoras ante tanto dolor #koalcancer. Os admiro y os quiero, mucho.

Quiero ser positiva y conectar con la parte buena de mi misma y del mundo, pero me está costando, siento un nudo en la garganta y ni siquiera lloro. Dejo que pasen las horas intentando digerir las emociones. Sobretodo las de madre, que parecen solapar cualquier otro aspecto de mi vida.

Todo es temporal, menos la muerte, que viene siendo definitiva.

Procuraré acortar distancias con la mujer fuerte que llevo dentro y recuperar vitalidad y energía. De momento me da tos, mucha. Y cansancio, de ese que dificulta la acción. Estoy sensible, llevo 6 días sin salir de casa (con lo callejera que suelo ser) y ni puñeteras ganas de salir ni de hablar ni ver a casi nadie.

Me siento tan pequeñita como cuando paso entre esas montañas enormes, las que me llevan a mi segundo hogar, ese que está tan alto que ahora siento inaccesible, como si estuviera más lejos que nunca. 

Me gustaría contaros anécdotas divertidas, utilizando mi ironía de antaño (ande andará). Lo siento compis de vida, ahora mismo es lo que hay, necesito expresar mis pensamientos, sentimientos, emociones, vivencias... con todas las personas que tenéis la paciencia y valentía de seguir mi blog. Gracias!


 Los "te quiero" en vida, como las flores (y los bombones).